La Mirada Displicente

Crónicas del Príncipe de las Bellotas

Santaella

with one comment

 

en_la_frente_598x271

Quizá esto te parezca raro, hasta a mí me lo parece: anoche te soñé.
Había algo parecido a la Alhambra.
Un jardín muy verde.
Un estanque imposible de limpiar.
Mis padres.
Y tú apareciste entre las filas llenas de un teatro y, aunque no nos conocíamos, tú me reconociste. Y yo a ti.
Me miraste y te sonreí, sin percatarme de que llevabas a alguien de la mano.
Tu novio era flaquito y cursi.
Te sentaste a mi lado y te pregunté, sin muchos miramientos, si todo era imposible entre nosotros.
Recuerdo la sonrisa maliciosa de tu novio.
Recuerdo la tuya franca que me negaba.
Mis padres hacían el amor, en el interior de aquel remedo de la Alhambra, mientras yo te llevaba agarrado por la cintura hasta un precioso arco, un banquito, una ventana.
No sé dónde quedó tu enfermizo novio.
No sé qué nos ocurría, que no dejábamos de sonreír.
Al final me besaste.
Siento, de verdad, haber despertado.

Anuncios

Written by Zanobbi

marzo 7, 2013 a 6:04 pm

Publicado en Escribo y escriben

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Que guapo escribes, me encanta leerte aquí otra vez, donde todos los sentimientos son posibles…..
    y me gusta ver que viven en tí aunque parezcan un sueño…
    un beso y no dejes de pasar por aquí, porfa

    TRASGU FANTASMA

    abril 28, 2013 at 8:30 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: