La Mirada Displicente

Crónicas del Príncipe de las Bellotas

Oremus

with 14 comments

Intento escribir una oración.
Que uno sea ateo no quiere decir que no tenga sus debilidades. Además, es que yo no soy ateo así, a lo bestia. Me explico: no creo en dios, no creo que haya un dios creador del que depende todo esto y no creo ni en la vida eterna, ni el más allá. Apenas creo en el más acá, así que… Pero por supuesto que creo en el dios de mi infancia, en el jesusito de mi vida, el sagrado corazón sangrante y aterrador o el niño imposible agarrado siempre al corderito; los hermanos Macabeos (que yo creo son el origen de mi sexualidad confusa), las góticas imágenes de mi biblia contada a los niños… Todo ese horror que aterrorizó al niño que yo era y que ahora me fascina.
Yo soy muy religioso, en mi ateísmo. Sin beaterías, claro, pero adoro imágenes como quien adora al sol o al fuego, algo muy primitivo. E intento escribir una oración a la Virgen de la Viña, la Virgen que vive en mi casa muy a pesar de quien dice compartir mi vida. Y he decidido hacer partícipes a mis niños y a mis seres más queridos (o más cercanos, que no siempre es lo mismo) de mi devoción mariana. He fotografiado a mi virgen con esa devoción y me voy a marcar unos… no sé cuál es la palabra: como los recordatorios de la primera comunión, con la foto de mi virgen por delante y la oración a escribir por detrás (ahora que le estoy renovando el vestuario, mi Virgen está preciosa). Pero mi inspiración, sobre todo la mística, está mermadísima… Ya se sabe, esta clase de drogas son fatales para esto. Así que no sé cuánto tiempo me va a llevar. He rebuscado dentro de mi corazón, a ver si me queda algún resquicio de plegaria, pero nada. Me gustaría probar con la bebida, que seguro es más efectiva, pero no me dejan. Así que quizás lo intente en la India, rodeado de otros dioses y diosas mucho más absurdos aún. Mientras, quizás alguien pueda ayudarme.
Busco, necesito una oración que pueda rezar un ateo como yo, algo que decirle a mi preciosa Virgen, que a ella, con la mirada, no le basta.

Anuncios

Written by Zanobbi

noviembre 16, 2010 a 12:59 pm

14 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Adoradores del sol. Adoradores de la sombra. De nuestra propia sombra. Adoradores de divinidades encontradas. Todo es perfecto excepto cuando alguien se considera el brazo de esa divinidad. Los intermediarios, para que nos entendamos.

    stultifer

    noviembre 16, 2010 at 1:51 pm

  2. STU: Sí, sí, pero de oración, nada. Ni dos frases me has dado.

    Zanobbi

    noviembre 17, 2010 at 4:00 pm

  3. A veces paso temporadas en el infierno y canto a las tormentas, a la úntima inocencia y la última timidez..
    A quién me alquilo?
    Qué bestia hay que adorar?
    A qué amigo, vecino, prójimo atacar?
    Qué corazones romperé?
    Qué falsedad mantendré?
    Sobre qué sangre caminaré?
    Me siento tan abandonado que ofrezco todos mis anhelos de salvación a tí, mi pequeña Virgen de la Viña, que me comprende y me concede la tranquilidad y perdona al ser humano que me habita una y otra vez.

    trasgu fantasma

    noviembre 17, 2010 at 11:56 pm

  4. TRASGU: Hoy tengo un día de pies en la tierra. Más que en la tierra: clavados a ella. Y esto me lleva a preguntarme: ¿”A quién me alquilo”?
    Podría decirte mil cosas estupendas respecto a tu oración, pero hoy, con los pies clavados, solo me sale una: ¿ESTÁS BIEN?
    Independientemente de todo, no sé si tu oración es la más adecuada para mis niños y, de paso, para mi. Pero pensaré en ello.
    Beso fuerte.

    Zanobbi

    noviembre 18, 2010 at 3:38 pm

  5. ESTOY PERFECTAMENTE.
    La oración no es mía, sólo creo recordar el poema con cierta verdad. Es de Rimbaud, que también se mesaba los cabellos o se tiraba a la bartola, también andaba de alma atormentada por el absurdo o iba tras la luz que iluminaría su vida. De ésto ya casi 100 años, ahí es ná. Un beso

    trasgu fantasma

    noviembre 18, 2010 at 9:57 pm

  6. Hola

    Aqui estoy ayudame a orar en mi poca Fe.

    que estes muy bien, bendiciones

    Au revoir

    diego

    noviembre 18, 2010 at 10:26 pm

  7. TRASGU: Hay una foto de Rimabud en la que puedes casi adivinar, sin leerle, lo que podía salir de ahí dentro. Tus “también” no sé si se refieren a mí, a ti o a los dos… Un beso.

    DIEGO: Eso sí que es una oración para alguien como yo. Concisa, además. Espero que tus bendiciones me ayuden a eso, a estar muy bien. Pasaré a leerte un rato. Ciao.

    Zanobbi

    noviembre 19, 2010 at 12:47 pm

  8. Algunos párrafos que podría tener tu oración:
    OH, Santísima Virgen, ayúdame a encontrar mi camino en esta vida, ayúdame a descubrir el fin para el cual he sido creado.
    No dejes de mirar a mi familia y a mí, con esos ojos dulces, llenos de misericordia, a ti me consagro y los consagro, para que nos cuides en todo momento, amabilísima Señora mía.
    Podrías al final de tu oración terminada agregarle tres ave Marías.
    Te aconsejo el libro de LAS GLORIAS DE MARIA de San Alfonso María de Ligorio, el cual lo puedes encontrar en internet, para que le pegues una leída y puedas inspirarte mejor.
    Saludos y bendiciones en los Sagrados Corazones.

    fernando

    noviembre 26, 2010 at 8:52 pm

  9. Hey Zanobbi. ¿Cómo andas? Espero que bien.
    Hay que ver cuánto nos marcan las cosas en la infancia. Especialmente las tétricas, oscuras, reprochables. La mente de un niño es fácil de manejar y hablando de curas, eso es pan comido. De cualquier forma, estoy contigo. A mí sigue atrayéndome sobremanera el tema y aquellos años siguen llenos de magia para mí. Y ando tratando de saber por qué. Abrazo torreónico

    ventiladorcular

    noviembre 28, 2010 at 7:38 pm

  10. Aló, amo de la torre:
    He echado (muchas veces) de menos tus comentarios. Me alegra saberte vivo y (espero) bien.
    La infancia… ¿Es que a estas alturas recuerdo algo de mi infancia o me lo he inventado todo?
    Te envío un abrazo fuerte.

    Zanobbi

    diciembre 13, 2010 at 4:03 pm

  11. JAJAJJAJAJA

    Me parto con tu ambivalencia.

    Caracola Light

    diciembre 15, 2010 at 5:21 pm

  12. Me alegro. ¿Nos conocemos? JU AR YU???

    Zanobbi

    diciembre 15, 2010 at 5:56 pm

  13. Fantástico texto. Yo opino como tú. Parece ser que la iglesia católica no distingue entre “personas creyentes” y “personas espirituales” Pienso que la espiritualidad nace del interior de uno mismo y sigue sus instintos.
    un abrazo

    Romek Dubczek

    diciembre 15, 2010 at 5:58 pm

  14. Romek: Gracias por tu comentario. Con la iglesia hemos topado, sí… Me paso a leerte en cuanto tenga un rato. XX.

    Zanobbi

    diciembre 15, 2010 at 6:22 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: