La Mirada Displicente

Crónicas del Príncipe de las Bellotas

Xeresa Xeraco

with 7 comments

Ayer, mientras ella me decía que no se había acordado de él ni una sola vez en 25 años, pensé en los hombres de mi memoria, los que yo sí recuerdo sin ponerme a recordar. La mayoría son sólo flashes, imágenes, palabras o canciones, nada de lo que no pueda prescindir.
Pero aunque ninguna de estas palabras o imágenes sean imprescindibles, no puedo dejar de intentar acariciar sus rostros o apoyar mi mano en las suyas; o hundir mi cara para siempre en el pico entreabierto de tu camisa.
Ella no le ha dedicado ni 15 segundos en 25 años, pero se deja adular ahora, ahora que ninguno de ellos está para que los adulen. Ahora que ambos están solos.
Ayer, poco antes de que ella me contara su falso olvido, sin darme apenas cuenta, choqué a 200 por hora contra el cartel azul de Xeresa-Xeraco. Lo atravesé, sin moverme siquiera. El mar azul, el cielo, las nubes y el verde inimaginable se enredaron en mi garganta. No te vi, pero te supe allí. No vi a ninguno de los hombres de mi memoria, pero todos estaban allí.
Vi la playa, sentí tu boca, lamí la sal sobre tu labio ausente, perdido en algún lugar del inmenso cartel azul.
De los carteles azules de mi memoria, como ella, huyo con frecuencia; de sus manos, de sus caras… Del pico entreabierto de tu camisa, sobre todas las cosas.

(La preciosa foto de Xeraco que he utilizado como fondo del cutremontaje es de Vicent de los Angeles)

Anuncios

Written by Zanobbi

septiembre 21, 2010 a 10:54 am

Publicado en Escribo y escriben, Viajes

Tagged with , , , , ,

7 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. ¿Sabía usted que se le echa de menos, caballero?

    stygyan

    septiembre 21, 2010 at 11:15 am

  2. Uff, madre mía… la historia de mi/tu/su/nuestra/vuestra vida…

    Marian

    septiembre 25, 2010 at 1:53 am

  3. “Let the wind carry me”, remember?

    ValG

    septiembre 28, 2010 at 10:42 am

  4. Stygyan: Te he devuelto el missing you en tu casa.

    Marian: ¿Contra qué cartel te has estrellado tú? Seguro que está de Oviedo hacia la izquierda.

    ValG: The wind, the waves… My hands trembling. Was i such a fool?

    Zanobbi

    septiembre 28, 2010 at 10:52 am

  5. La tristeza llega cuando no te puedes quitar de la cabeza el nombre, la cara, el cuerpo y los setimientos de alguien.

    stultifer

    septiembre 28, 2010 at 10:04 pm

  6. Bienvenido de tus vacaciones. ¿Para cuando la India?

    Zanobbi

    septiembre 29, 2010 at 12:49 pm

  7. Yo, cuando vuelo muy, muy bajo, me doy golpes contra un cristal opaco y blindado. Vuelvo hacia atrás y me levanto despacio para remontar de nuevo. Y cuando vuelo muy alto, subo tan arriba que evito cualquier tipo de cartel, cristal o barrera que me impida ver lo que tengo delante. Y cuando voy más y más allá sin que ningun obstáculo me quite de hacerlo, no hay persona más liviana y libre de cualquier lastre que yo, te lo aseguro.

    Marian

    septiembre 29, 2010 at 3:20 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: