La Mirada Displicente

Crónicas del Príncipe de las Bellotas

El gasolinero

with 12 comments

Yo siempre voy a la misma gasolinera porque me ponen la gasolina y no me mancho las manos. Además, qué quieres que te diga, mi gasolinero bien vale darse el paseo hasta allí. Aunque a mi amiga Marian le pese, es a mí al que el gasolinero sonríe, le mete la manguera y deja lleno. Eso sí, me cobra.
No intercambio palabras con él, nada de compromisos, ni mentiras ni verdades a medias. Yo le digo lleno y él siempre me responde con la misma pregunta: “¿95?” Noventa y cinco, noventa y ocho, eurodiesel… Ponme lo que quieras, pienso yo mientras asiento, tímido, con la cabeza. Y él, como un artista, enchufa la manguera, le pone el segurito y lo hace todo sin manos, sin mirarme, sin dejar de medio sonreír.
Mi gasolinero acaba pronto. Ni tengo mucha capacidad ni él parece muy interesado. Es un profesional. Me mira, esta vez serio y dice: “45”. Mientras le entrego el billete me pregunto si todo su vocabulario consiste únicamente en cifras. El, sin saber que le pienso, acaricia el billete de 50, le palpa la vena varias veces, lo mira al trasluz, chasquea la lengua y vuelve a sonreír.
“Ciao”, me dice. “Ciao”, respondo, y le imagino sentadito en la clase de italiano, aprendiendo los números. “Ciao”, repito a nadie, mientras mi gasolinero enchufa su manguera en cualquier otro agujero. Eso sí, cobrando. Siempre.

Anuncios

Written by Zanobbi

junio 7, 2010 a 3:26 pm

Publicado en Escribo y escriben, Gay

Tagged with ,

12 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Que me llene todo. Dime donde está tu gasolinera. Mi gasolinero (también voy donde hay muchachos dispuestos a usar su manguera) no es ni como el de la foto ni su primo lejano. Ni siquiera quiere cobrarme: me dice que pase por caja. Ni un roce, ni un contacto ni casi una mirada. Diferente con mi masajista erótico.

    stultifer

    junio 7, 2010 at 4:29 pm

  2. Lamentable! pero esas cosillas hacen nuestro día no?

    Gal30

    junio 8, 2010 at 4:11 am

  3. E: Vamos, anda, que si crees que te voy a decir, así, por las buenas, dónde para mi gasolinerillo, para que cada vez que llegue yo estés tú ya allí y me toque el guanamino de 1,45. Pues no.
    Pero te daré una pista: de las radiales de la capi, la única que no es nacional, dirección norte, segunda gasolinera. Ya sabes. Pero que no se te olvide el billetito de 50, es un vicioso.
    ¿Masajista erótico? Tú si que sabes.

    Zanobbi

    junio 8, 2010 at 8:18 am

  4. Hola, Gal30: pues sí, si no fuese por estos instantes de masoquismo puro y duro, de ver, oler, intuir y nada más… ¿qué sería de la vuelta a casa? Si no me acariciase el billete de esa manera, yo no sería el mismo. Si no me dijese ciao con ese tono de voz tan indiferente, ¿qué sería de mis sueños más húmedos?
    Yo creo que es el olor a gasolina, ya te digo.
    Vuelve.

    Zanobbi

    junio 8, 2010 at 8:25 am

  5. Sleepy diesel eyes
    The last chance Texaco

    ValG

    junio 8, 2010 at 10:45 am

  6. Volcanoes rumble in the taxi
    and glow in the dark
    XX

    Zanobbi

    junio 9, 2010 at 9:25 am

  7. No sé porque no dices que la primera que te habló de las enooooormes posibilidades del mundo de las gasolineras y sus mangueros serviciales fuí yo, tu amiga.
    O no te acuerdas de Avelino? Ein?

    Marian

    junio 14, 2010 at 7:23 pm

  8. Lee otra vez: “Aunque a mi amiga Marian le pese…” ¿Quién podría olvidar a Avelino? ¿Es que la foto no te suena? Anda, envidiosa…

    Zanobbi

    junio 15, 2010 at 10:20 am

  9. Es verdad, soy una envidiosa de libro. A mi los gasolineros últimamente sólo me dicen:
    “Cuanto pongo, SEÑORA?”
    Dios, estoy espesa.

    Marian

    junio 15, 2010 at 3:15 pm

  10. Bueno, a mí solo me dicen “cuánto”, ni señor, ni pongo ni nada. “Ciao” es un regalo que el cielo me hace, y las cifras no cuentan.

    Zanobbi

    junio 15, 2010 at 4:42 pm

  11. No hay idiomas en el mundo más eróticos que el italiano y el portugues, hablados muy suavemente al oido.Uff…
    Vamos, creo yo.

    Marian

    junio 17, 2010 at 1:55 pm

  12. Eso es porque no has probado a que te susurren en euskera, boba, aunque estoy de acuerdo contigo en que si se me pone una boca masculina (bonita) cerca del oidillo y me dice “¡Cristiano Ronaldo, Cristiano Ronaldo…!” con acento portugués, orgasmizo solo.

    Zanobbi

    junio 17, 2010 at 2:12 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: