La Mirada Displicente

Crónicas del Príncipe de las Bellotas

Byzantium

with 2 comments

Mi amiga M. es una psicóloga del tres al cuarto, aunque ella estudió psicología de verdad. Pero, como tantos otros, acabó funcionariándose, para más inri, en Hacienda. Y de vez en cuando me coge por banda y se dedica a interpretar mis actitudes, mis desdenes y desvaríos. Y mis sueños.
Soñé hace dos noches que volvía a perderme. Si no tomara mi pastilla naranja, seguramente estaría angustiado, dándole vueltas al hecho desconcertante de soñar tan a menudo que me pierdo; pero la química me mantiene en un estado de observación displicente, que es lo mío, sin sangre ni lágrimas. Eso, claro, si no suenan ni pianos ni chelos.
Que en mis sueños me pierda siempre en lugares maravillosos no sé si significa algo bueno o malo. Que en los sueños se me junte la sensación angustiosa de haberme perdido con la contemplación maravillada de lo que me rodea, con una sensación de belleza que raramente encuentro en mi vida consciente, me resulta un tanto desconcertante.
Al igual que en el sueño que dio origen al Cuento de Varanasi, la otra noche también me perdía en mitad de un gentío extraño, en algún país lejano y raro, quizás en Africa, rodeado de moscas, música y gente que vendía de todo; gente que comía, rezaba y cantaba, todo de la misma manera y casi al mismo tiempo. Al contrario que en Varanasi, nada me angustiaba, no busqué a mis amigos, ni a mi novio ni, como me pasaba allí, a mí. Solo intentaba salir de aquella calle calurosa convertida en mercado y llena de sonrientes caras negras. Hasta que conseguí torcer por una esquina para de pronto encontrar un paisaje totalmente diferente, un valle lleno de árboles, flores, estatuas, templos, edificios abandonados y tumbas, por el que discurría una escalinata infinita, cochambrosa y magnífica. Recuerdo echar a correr escalera abajo, no sé por qué, nadie me seguía y yo no perseguía a nadie. Correr y correr, asombrado por la belleza de todo lo que me rodeaba. Tan asombrado que me puse a llorar, borracho de todo aquello que veía mientras bajaba la escalera.
Llorar en sueños no me gusta nada. Me deja una sensación horrible cuando me despierto. La otra noche me desperté justo cuando la escalera se acababa y llegaba a territorio conocido, aunque no esté muy seguro de qué territorio se trataba. Dejé la escalera atrás y vi encinas y pinos, caminos de tierra y mi mar predilecto, muy azul, al fondo. Me volví llorando, con esa extraña sensación de belleza abrumadora, para ver mi escalera y el valle por última vez, consciente de que ahora me reencontraría. Pero no vi nada y me desperté.
M. encuentra cientos de razones, de posibles porqués para mis frecuentes pérdidas viajeras en mis exóticos sueños. Pero no me las dice. Me pregunta lo que yo creo, lo que a mí me parecen ciertos detalles, ciertas pérdidas y abandonos. Pero a mí no me parece nada. No quiero saber nada. Solo sé que llevo dos noches intentando encontrar de nuevo esa escalera y, esta vez, subirla. Muy despacio.

Anuncios

Written by Zanobbi

diciembre 15, 2009 a 1:33 pm

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Now here I go again, I see the crystal visions
    I keep my visions to myself
    It’s only me
    Who wants to wrap around your dreams and…
    Have you any dreams you’d like to sell?

    ValG

    diciembre 16, 2009 at 12:54 pm

  2. Dreams of loneliness…
    Like a heartbeat…drives you mad…
    In the stillness of remembering what you had…
    And what you lost

    This is not a fucking game, Val…
    Players only love you when they’re playing…

    Zanobbi

    diciembre 16, 2009 at 12:59 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: