La Mirada Displicente

Crónicas del Príncipe de las Bellotas

easyJet U27986 09Nov LISBOA / MADRID

with 5 comments

Easyjet

Si la memoria magnifica y agranda los recuerdos, o los pulveriza sin más,
¿qué hará mi memoria contigo, si mi memoria de ti no alcanza ni las 12 horas?
¿Te convertirás en uno más de los fantasmas que me abruman? ¿O pasarás a engrosar la lista de los que no recuerdo?
¿Qué no dije, qué no hice, qué gesto no improvisé? ¿Por qué no te sonreí?
¿Por qué me quedé paralizado en el último momento? ¿Por qué te paralizaste tú? ¿Por qué me paralizaste a mí?
Yo te vi, pero fuiste tú el que me miraste.
Yo te seguí, pero fuiste tú el que me perseguiste.
Yo empecé, quizás, pero fuiste tú el que no acabaste.
El vuelo U27986 se va a quedar archivado en mi memoria junto a todos esos otros vuelos que no me hacen sonreír. No sé por qué tengo más vuelos sin sonrisa, cuando yo las regalo.
¿Por qué no me sonreíste?
¿Por qué nunca, nunca, me ha mirado nadie como tú lo hiciste? ¿Por qué malinterpreté tu mirada? ¿Malinterpreté tu mirada?
Llevo 12 horas intentando despegarte de la herida, relevándome cada media hora en la tarea imposible, mirando la cartão de embarque como si, de un momento a otro, fueses a aparecer.
¿Cuántas horas llevas tú?
Lisboa languidece como lo hará esta historia en unas horas o unos días. O nunca.

Anuncios

Written by Zanobbi

noviembre 10, 2009 a 6:00 pm

5 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Necesitas algo más contundente, Zanobbi, que una mirada, o que un recuerdo.

    :-*

    barroterapia

    noviembre 13, 2009 at 2:18 pm

  2. Aunque fui yo quien te pidió que me recordaras esto, no me he sentido bien al leerlo.
    Pero tienes razón. Tengo razón (¿no seguimos, al fin y al cabo, siendo el mismo?).

    Zanobbi

    noviembre 15, 2009 at 11:25 am

  3. No quería hacerte sentir mal. Tengo los dedos largos, como Nosferatu, y a veces toco donde no debo.
    No quería que siguiéramos siendo el mismo. Te quería ver desde fuera, y acariciarte una ceja con mis dedos largos.
    Sólo quería mi beso lento.
    Y que sepas que ninguno de los dos tiene razón. Nunca.

    barroterapia

    noviembre 15, 2009 at 2:11 pm

  4. He ido a ver a un especialista chino en almas bífidas con la esperanza de que él nos separe. Sorprendentemente, venía en las páginas amarillas. Ni siquiera sé muy bien qué es un alma bífida, pero es lo más parecido que he encontrado a nuestra situación.
    Después de escucharme y escupir dos veces en una bacinilla costrosa, me dijo que nosotros no somos un alma bífida, ni la misma persona ni nada. Que no le cuente cuentos chinos, a él. Que si aquí hay algo es un caso clarísimo de posesión consensuada y que los chinos no creen en eso, así que tendría que consultar a un sacerdote católico (¡católico!) o una santera cubana. Me ha dado tal coraje que me he ido sin pagar.
    Y andando por la calle, camino de casa, me ha entrado un calorcillo reconfortante por todo el cuerpo, como desde los pies y, lo juro, he levitado. Y he visto un dedo, largo como de Nosferatu, que me acariciba una ceja. La izquierda.
    Cuando he vuelto al suelo te he visto de lejos, sentado en el césped del parquecito y apoyado en mi acacia, acariciándote con un dedo la ceja derecha mientras leías, muy displicentemente, un librito mínimo.
    “Vengo a por mi beso”, te dije.

    Zanobbi

    noviembre 16, 2009 at 12:12 pm

  5. Todo esto te pasa por volar en easyjet, a quién se le ocurre. y nuestro JA qué opina? menos mal que no te lee. que no lee.

    Dina Mika

    noviembre 16, 2009 at 12:46 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: