La Mirada Displicente

Crónicas del Príncipe de las Bellotas

Mamá, quiero ser lesbiana

with 5 comments

Llevábamos un rato bromeando sobre lo que prohibiríamos el día que fuésemos presidentes del gobierno, ahora que se prohibe todo: mascar chicle, escupir por la ventanilla del coche, tender ropa hacia la calle, teñirse de caoba (los hombres), usar la Black Decker los sábados y domingos, tocar la bocina los días de victorias futboleras, freír cualquier cosa cuyo aroma pueda subir por el hueco de la escalera, poner música en la playa… Chorradas.
En una pausa, mientras el sol achicharraba nuestra piel, mi precioso sobrino (8) me mira con esa carita que tiene de pintorcillo polaco y me dice:
“Tú eres mi tío favorito” y se me tira encima abrazándome. Ni que decir tiene que la baba me chorrea imparable desde entonces. A pesar de todo.
Tras un ratito de abrazo inolvidable se incorpora un poco, apoyándose en mi enrojecido pecho, me mira muy serio y me dice:
“JA también es mi tío favorito”
JA ronca a mi lado, sin una gota de crema protectora sobre su expandido cuerpo, muchos más cm² de exposición que cuando nos conocimos, hace ya demasiados veranos. JA es mi novio.
“Pues cuando se despierte, se lo dices” le dije, y cometí mi primer error: “Pero JA no es tu tío de verdad”
“¡Sí es mi tío!”  y puso morrete. Polaco, pero morrete
“Mira: yo soy hermano de mamá, por eso soy tu tío. ¿JA es hermano de mamá?”
“No”, y miró 2 segundos al cielo, se rascó la nariz y me miró a mí con una sonrisa triunfal: “Pero es TU hermano”
“Si fuese mi hermano, también sería hermano de mamá, ¿no?” (mi sobrino es muy pequeño y bastante lío tiene ya como para explicarle que podría no ser, así que me quedé ahí)
“¡No, de mamá, no!” y se reía a carcajadas, como si hubiese dicho un disparate. No sé por qué coño yo sí puedo ser hermano del amor de mi vida y mi hermana no, pero en fín. Se vuelve a poner serio y me dice:
“Entonces, ¿por qué vivís juntos?” Y cometí mi segundo error: en vez de ponerme a hacerle cosquillas, tirarle al agua o cualquier otra cosa, intenté contestarle de la manera más estúpida posible:
“Pues como él no tiene hermanos y mamá vive con papá y con vosotros, y los tíos viven con los primos y los dos estamos solitos, pues vivimos juntos para eso, para no estar solitos, para ahorrar dinero, para divertirnos, para cuidarnos…; por eso vivimos juntos.” Yo no sé qué efecto tiene en el cerebro de los niños la TV que ven ahora, las cosas que oyen o ven por la calle. No sé de qué hablan en el patio del colegio (¿aún hay patios en los colegios?) . El caso es que el polaquito miró a JA, me miró a mí y preguntó, abriendo mucho los ojos:
“¿¡¡Como gays!!?”
Yo no estaba preparado -nunca lo estaré- y me quedé mudo, pensando. Justo en el momento en que iba a abrir la boca para decir algo que seguro era incoherente, se me adelantó y dijo:
“Pues cuando yo sea presidente prohibiré a los gays y a las lesbianas” y salió corriendo, dio un salto como un delfín y se tiró al agua.”
Estaba yo ensimismado en el comentario, casi dolorido, pensando en qué les contarán mis hermanos a sus hijos sobre por qué yo vivo con JA (¿quizás la misma estupidez que yo le dije al niño?), sobre qué pensaran ellos de verdad, sobre si llevar fuera de armarios y cofres tanto tiempo al final servía para esto, cuando escuché la voz un tanto angustiada de mi sobrina R (11) preguntar:
“Mamá: ¿yo puedo ser lesbiana?” Y mi hermana, que además de un poco sorderas es maestra en quitarse marrones de encima, sin levantar la vista de la revista, va y le dice:
“Pues claro, hija, tú puedes llegar a ser lo que te dé la gana”
Y la niña tan contenta.
Ilustración: Mark Ryden

Anuncios

Written by Zanobbi

agosto 5, 2008 a 1:43 pm

Publicado en Cosas, Gay

Tagged with , , , , ,

5 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Eh… ¿cómo es posible que alguien haya llegado aquí tantas veces, según cuentas en tu última actualización, y tenga yo el honor de ser la primera que escribe?
    Besa sus pies,
    J.
    Pues no sé… alguna tímida que, además me tiene preocupadísimo porque eso de que entre una y otra vez en Google con la frase “no quiero ser lesviana“, con v, es algo que me preocupa muy seriamente, de verdad. bueno, que a lo mejor lesviana no es lo mismo que lesbiana, claro, y yo, que soy un inculto, no lo sé. Y si no quiere ser lesbiana, ¿para qué pincha en un post que se llama “Mamá, quiero ser lesbiana”? Pues tampoco lo sé.
    Y el honor de que seas la primera en escribir en este post es mío. Aunque no me digas nada.
    Beso los suyos.

    angostura

    noviembre 11, 2008 at 12:17 pm

  2. ¡Qué curioso! Parece ser que el autor de este blog ha contestado a J. en el comentario de J., en negrita, eso sí. ¿Cómo es eso posible? Qué de posibilidades ofrece wordpress. Eso sí, yo me mantengo fiel a mi blog en blogger.com.
    Sobre la chica que no quiere ser lesbiana, yo estoy intrigadísima. Supongo que en realidad buscará más que le convenzan de que ser lesbiana no es tan horrible (o sea, buscará consuelo en los tentáculos de ese enorme pulpo que es el lobby gay). De otra manera, ya se habría encargado la susodicha en ponerse en contacto con profesionales de la terapia reparativa. O sea: es sólo una degenerada más.

    Es que uno, además de las maravillas de wordpress, es muuuu listo…
    Poz va ser que sí, que además de no querer ser lesviana, es una degenerada auténtica. Pero yo le pido que, por favor, se ponga en contacto con nosotros, pero YA, y nos cuente. Por favor. Ah, y yo lo que quiero es eso del pulpo gay, el lobby pa’ ella

    epunto

    noviembre 11, 2008 at 1:58 pm

  3. Sí que creía contarte ayer, lo que pasa es que anteayer había dao una vuelta un poco larga y… en fin, ayer no estaba en unas condiciones muy óptimas de expresión.
    Te contaba que me había encandilado esta entrada, de ahí que no comprenda que a nadie se le haya escapado ni un sólo comentario ante el juego inicial tan bonito, ni la ternura que se desprende del enredo al tratar de explicar, ni la sentencia final del sobrino, qué tremendo. O el toque de humor final de la sobrina y su madre, fantásticas las dos.
    Y también es tierna la vollera, que al parecer busca un referente, pues si no, no acabaría picando, desoladísima…
    A no ser que, ricemos el rizo, que nunca está de más el que acabe aquí tras teclear “no quiero ser lesviana” sea un pervertido de los de verdad, semiiletrado en busca de relatos de preadolescentes torturadas por su homosexualidad mal asumida.
    Escalofriante, ¿verdad? La surrealidad siempre supera a la ficción.
    Un beso.

    Ya sabes: la gente, que solo busca fotos guarras y nada más. Y yo cuelgo esa imagen tan adorable de la niñita rezándole a su Barbie y claro, no es eso lo que buscan, ni leen ni na de na. A mi sobrino (aún) no se lo puedo tener en cuenta, que solo decir “sobrino” se me cae la babilla entre la b y la r, que es para comérselo (todavía). Creo que empezaré a aleccionarle convenientemente porque, como has leído, su madre es una desastra…
    Oye, me tengo que pasear por tu blog un poquito más despacio, en casita, que esto del trabajo me tiene que durar… Más besos.
    (¿Por qué “angostura”?)

    angostura

    noviembre 12, 2008 at 12:48 pm

  4. Sí, por cierto, ¿de quién es la imagen de la Barbie, con la que tanto me temo que se identifica mi infancia?
    También cierto que el trabajo ha de durar. Y aunque no trabajaras, no te disculpes, por favor.
    Yo también tengo dos sobbabaribabanobabas, supongo que te entiendo, pero sí que suena PLAF sentención, visto de fuera. Claro que es un pequeñajo, tienes toda la razón. Los míos: Eneko, 3 en diciembre. Ander tiene apenas 3 meses. Y yo, que en realidad también soy muy pequeñita, también cumplo 30 antes de que se acabe el año. Un momento muy 3, pues.
    Angostura es una palabra juguetona. La elegí un poco al azar, como el nombre del diario y como todo, pero también porque me llamó la atención en su día, me gusta cómo suena, medio a agosto, un poco a estrecho, un poco amargo, algo a agobio, sensual. Conocí pronto el adjetivo angosto, como niña repollo que leía TODO lo que caía entre sus manos, pero el sustantivo no lo conocí más que relacionado con la coctelería, posible presagio de mi futura afición a tirarle a los palomos ;)
    La Wikipedia se explica mejor que yo, seguro, y desde luego más rápido:
    El Amargo de Angostura es un condimento empleado como bitter en cocktails, también condimento de sopas y salsas.
    La historia se aproxima al año de 1817 cuando una epidemia de cólera azotaba la población de lo que se llamó Santo Tomas de Nueva Guayana, y cuyo nombre había sido cambiado a Angostura por ser la parte más estrecha del río Orinoco en Venezuela. Luego de dedicarse con entusiasmo a la investigación de las propiedades de las plantas sudamericanas, el joven galeno Johann Gottlieb Benjamin Siegert creó un medicamento un tanto amargo, de sabor bastante inusual, pero de probada eficacia para aliviar las volatilidades del estómago de sus numerosos pacientes.
    Esta pócima estaba compuesta por más de 25 productos botánicos de la abundante reserva natural de esas tierras tropicales, que incluía frutas, raíces, semillas aromáticas, cortezas, y una buena cantidad de ingredientes cuyo nombre y proporción se mantienen, aún hoy en día, en el más estricto secreto. Sin embargo, sabemos que entre las conocidas y famosas plantas figuran la quina -cuya imagen figura en el escudo nacional del Perú- y la sarrapia, largamente empleada por los fabricantes de los más finos perfumes franceses de aquella época. No tardó mucho en hacerse famosa en el continente y allende la preparación del doctor Siegert.
    (me fascina lo de volatilidades de estómago)
    Buen día… mañana es viernes :)

    El dibujo de Barbie adorada por la niñita es de Mark Ryden (www.markryden.com). Menos mal que me lo has dicho y ya lo he metido en la entrada, que los artistas son muy suyos e igual, el muy tontainas, se enfada por no haberle acreditado (yo, desde luego, lo haría). Mira su página, tiene cosas cachondas.
    Lo de la angostura me ha dado un poquito de dolor de cabeza, más que volatilidades de estómago…
    Yo también era un poco niña repollo, la verdad. Ahora solo soy un poco capullo (de repollo).
    Buen día a tí también.

    angostura

    noviembre 13, 2008 at 8:09 am

  5. Ya me parecía a mí, al Mark Ryden me lo presentó (sólo a su obra) un amigo, que estaba convencido de que su ligue del momento se parecía mucho a sus modelo-muñecas. Ya acabo de pegarles un repaso a sus imágenes… ¿Conoces a la novia de Ryden? http://www.marionpeck.com/

    Pues no, no tenía ni idea. ¿Estás segura de que es su novia? Parece su otro yo.

    angostura

    noviembre 13, 2008 at 2:58 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: