La Mirada Displicente

Crónicas del Príncipe de las Bellotas

Uno (o dos) de 50

with one comment

¿Cómo le explico yo ahora a mi compañía de seguros que si me he llevado por delante una marquesina de autobús no ha sido por mi culpa?
¿Acaso soy culpable de levantarme a las 6:30, no desayunar, dejarme caer en el coche para intentar llegar a tiempo mientras esquivo obras, peatones dormidos, chulitos de cristales tintados con el chunda-chunda a toda hostia y cambiando de carril mientras siguen el ritmo; pijas (con los cristales tintados también) en enormes 4×4 que se me echan encima, fragonetas destartaladas, impecables y enormes BMW, Audi o Mercedes que, por supuesto, SON los dueños de la carretera y, de pronto, ahí, al doblar la calle aparezca, apoyado en la puta marquesina, este pavo y de esta guisa?
¿Se puede ir vestido así a estas horas?
¿Se puede provocar de esa manera con el dedito, como diciendo: anda, ven que te vas a enterar…”
Me distraje, sí, me distraje… No era un chico apoyado en una marquesina. Era la puta marquesina, que ahora les da por adornarse con estos lindos accesorios…
Que sí, que me distraje. Pero, ¿el ayuntamiento no es culpable por decorar sus paradas de bus así? ¿La compañía “Uno de 50” no es culpable por incitarme a apartar la mirada, a volver la cabeza, a perder el control y dejarme llevar por el dedito que me pide que vaya, que vaya?
La marquesina sufre pocos daños. El coche está tuerto y con varias cicatrices provocadas por el fragor de mi escaramuza con el chico del anuncio que (algo bueno tenía que tener todo esto) ahora me mira todos los días desde la puerta cuando me despierto… Cómo me las ingenié para no perder los nervios por el golpe, no acordarme de la madre del alcalde y, en cambio, ponerme a sacar cuidadosamente el póster entre medias de los cristales rotos, es algo que aún no he averiguado.
www.unode50.com

Anuncios

Written by Zanobbi

julio 4, 2008 a 12:36 pm

Publicado en Cosas, Cuentos, Gay

Tagged with ,

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Ay… me encanta! Jajajja, pobrecito.
    ¡Qué culpa ibas a tener! Ninguna, claro que no.
    ¿Esto lo has escrito tú? Si es así, tienes una pluma muy fina. Mi dedito anular lo decora un anillo de estas señoras (las fundadoras de uno de 50). Y la web, qué bonita, web cabaret, cabaweb, ¿sigue siendo? Vamos viendo

    ¿Que si lo he escrito yo? ¿¡QUE SI LO HE ESCRITO YO!? Yo, cariño, los refritos que utilizo los entrecomillo, los decoloro, los ennegrito y pongo, muy clarito, su autor, que a mí no me gusta apropiarme de las intelectualidades de nadie, que horror. De otras cosas quizás, pero de eso puessss… no. A mí nadie maregalao nada de “estas señoras” y yo joyas, pues regalás, que no me compro, vaya.
    Me alegro que te haya gustado. El cartel inspira a cualquiera.
    Besosss.

    angostura

    noviembre 12, 2008 at 12:38 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: